domingo, febrero 05, 2012

Otra vuelta a Osia




Despertaron mi dormir de las seis
los últimos trinos del verano...
A través del ventanuco vestido de gala
descubrí el sol de las seis...

El madero reluciente del techo,
los amores contenidos del silencio,
el aroma de años dormidos en la alcoba,
el polvo bailando con las ultimas lanzas del atardecer,,,,
Y escuchè como son los pueblos de mi tierra con estas sensaciones perdidas en la noria del tiempo,
para entender como son los últimos
cantos del verano orquestado con las viajeras golondrinas,
cuando surcan el aire de los campanarios rotos entre chimeneas embrujadas de las seis.

Roberto Pac
Poesía registrada

Nota: poesía arrancada de una siesta sin fin.

5 comentarios:

Cristina dijo...

Bellísimo! Es un placer leer tus letras.
Te dejo un fuerte abrazo y que tengas un buen inicio de semana.

mientrasleo dijo...

Llevo un rato leyendo por su casa, con calma, disfrutando de las palabras y no puedo evitar mostrar mi mas sincera admiración por el tono alcanzado y el ritmo.
Un beso, con su permiso seguiré leyendo.

María Bote dijo...

Precioso. Gracias por tu visita a mi blog, Roberto. El tuyo me ha gustado mucho. Volveré, amigo poeta.

Besos. María

TriniReina dijo...

Despertar en la tierra que conoces y reconocerte en ella...

Muy hermoso

Saludos

Estrella Altair dijo...

Que bonito.. me encanta... se siente.. su sensibilidad la tuya..

Un saludo