sábado, diciembre 24, 2005

ENTRE PILLOS SE MONTO EL BELEN

CUENTO NAVIDEÑO PARA EL CONCURSO QUE HA ORGANIZADO ISTHAR EN SU BLOGG "REFLEXIONES EN BLANCO Y NEGRO". ESPERO QUE OS GUSTE.
ENTRE PILLOS SE MONTÓ EL BELÉN
Durante décadas las posadas y tabernas de estas tierras dieron cobijo a tratantes de ganado, comerciantes, viajeros de a pie que bajaban a las ciudades o pueblos a negociar por el sistema de trueque, la supervivencia del día a día en unos tiempos difíciles. Eran establecimientos de lo más variopinto que se podían encontrar a lo largo del camino cansado de andar y naturalmente la cultura popular, hacía gala en las largas tertulias alrededor de unas llamas rojas en un hogar oscuro de cualquier rincón en esta tierra de Aragón. Ahí se fraguaban todo tipo de transacciones en compañía de una jarra de vino traído en los boticos de cabra, a lomos de las caballerías maltrechas del sobremonte bajo el humo de un cuarterón mal hecho y jotas arrancadas de un corazón, quizás parte de él olvidado en una aldea del sobrepuerto. Este tipo de establecimientos era, a veces, nido de ladrones, otras veces donde algunos conspiraban contra la autoridad existente con maquiavélicas intenciones y también donde algún despistado “mariscal” contaba sus batallitas de medallas ignoradas.

Allá por los primeros años del siglo pasado en cierta posada cuyo nombre no recuerdo en una Navidad cualquiera un hombre cabal como ninguno llegó a la posada con el ánimo de tratar con algún incauto el intercambio de unos sacos de nueces, tan viejas como las montañas que nos rodean por estos lares. Su nombre era Luciano.

Luciano era alto como los tiones del sobremonte, seco hasta la médula de tanto andar, con su chaqueta de pana cuidada para tal fin como era su mortaja en el último momento y fajín marrón para sujetar sus calzones desgastados de enredarse en las aliagas y bucheras de los montes. Su cabeza falta de pelo y llena de ideas de supervivencia se dejaba salvaguardar con una hermosa boina que nunca se la dejo capar a lo largo de los años, por más veces que lo intentaron en su pueblo.

Después de pedir posada para él y la mula, aburrida de oírle tanto hablar en solitario o quizás con ella, ¡esto nunca se sabrá! Se sentó en la sala y a esperar lo que acontecía mientras alguien contaba historias de su pueblo.

- A propósito, ¿sabéis que se casa Feliciano el de la tierra de abajo? Mal llamado “el navajas” por las hirientes cicatrices que adornan su rostro.
Y seguía comentando,
- Dicen que se une en casamiento con María la del barrio de arriba, bien llamada “la rubia” por sus dorados cabellos teñidos de manzanilla de la solana. Un matrimonio que lenguas mal pensadas dicen que es de compromiso, un enlace que según se escucha en las esquinas dejará familias encontradas.

Miraba y escuchaba nuestro Luciano, pensativo y con los oídos bien abiertos, mientras otro jovenzuelo comentaba:

- Ella está enamorada como flor fresca de primavera y que él todos los días canta al amanecer al partir a la siega.

Eran noticias frescas, a falta de papel escrito, para poder contar a su familia en la nochebuena alrededor de la olla que esperaba los manjares de dicho viaje.

Por otro lado, dos cuadrillas de mozuelos se picaban con jotas, uno de ellos cantaba al son de unas notas bien sincronizadas de una guitarra bandolera:

-“Ya viene la rondalla
a rondar y cantar
a las mozuelas del pueblo.
Ya viene la rondalla
por la calle de arriba,
tocando y cantando
para alegrar
a las gentes del lugar”
Los otros contestaban con letras de jota subidas de tono… y así se iba desarrollando la noche fría de un día de diciembre cercano a la Navidad.
Mientras murmuraba el beodo de turno con su amigo “Bacco”, el Dios del Vino:
- Me llaman Samba y no se porqué, pues siempre cerré tabernas de vinateros. Dicen muchas cosas de mí pero nunca hice caso en mis largas noches de vigilia.
Y claro, dale que dale, el pesado seguía con sus letanías:
- Dicen tantas cosas que ni amigos tuve, sino botella de vino amiga. Entonces gritó:
- Samba es mi nombre y no apodo. ¡Taberneros!
Y riéndose de todos sentenció:
- Pasaré a la historia y agradecerá mi muerte la cosecha de este milenio.

Pero ¡ay! pobre Luciano, tan inteligente y tan cabal, mientras oía con la cabeza cabizbaja y pensando como podía engañar, entre comillas, a algún incauto, pues las nueces por desgracia ya no podían esperar un año más.

Se le acercó la posadera, que por la fisonomía le recordaba a su mujer Inquietudes aunque algunos la llamaban “la revoltosa” pues no dejaba títere con cabeza en las mañanas frías, con la susodicha jarra de vino y le preguntó:

- ¿Qué hace usted por estos lares del Somontano?

Él respondió:
- Llegando estos días de Navidad, he bajado del pueblo para intentar vender o cambiar por algún producto de necesidad imperiosa las hermosas y lozanas nueces que hemos recogido mi familia y yo de unos frondosos nogales arropados del frío del sobremonte.

Por lo cual invitó a la posadera a que viera los sacos que estaban alrededor de la mula somnolienta, tumbada en un lecho de paja de una cuadra herida, pues las estrellas con luna incluida miraban a través de las cicatrices de la puerta, pues el Belén se estaba montando.
Después de mirar y mirar los sacos de nueces, alabados de mil maneras por el pobre Luciano para poder realizar un trueque que solucionara en parte las penurias de un hogar pobre en las Navidades, al fin se decidió la posadera antes que nadie le quitara la ocasión de tener las hermosas nueces en su cocina.

La posadera le dijo:
- Luciano, acompáñame a la bodega y coge el jamón que mas te plazca a cambio de las nueces, y eso que te hago un favor enorme, ya que por ser Navidad, mi corazón está más sensibilizado de lo habitual.

El pobre montañés, inteligente como pocos, pensó: “Esta es la ocasión, ¡vaya negocio!”. Bajó las escaleras para llegar al cobijo de las mil y una noches de los jamones y allí casi perdió el sentido ante la cantidad de perniles que envolvía las bóveda, entre aroma de manzanas y membrillos incluido el vino rancio que impregnaba la pituitaria del seco del sobremonte.
Naturalmente, como listo que era, se dirigió al jamón más grande después de regatear durante minutos y minutos, pues la posadera no se quería desprender de dicho ejemplar, alegando que era el último vestigio de un gran ejemplar de cerdo. Al fin accedió con una sonrisa picarona, pues Luciano se llevaba un gran pernil, pero de una tocina harta de mil guerras, todo tocino y poco magro; a cambio de unos sacos de nueces tan buenas como únicas (pues rancias ya estaban), según le había explicado el montañés.

Y como en todo Belén siempre faltan figuras, en éste no se dio el caso, ya que los mencionados Luciano, posadera, mula, cuadra, estrellas, luna y pastores de la taberna a los que se unió el burro del marido de la posadera para echarle la gran bronca. La mujer de Luciano hizo su papel, creando inquietud, a sartenazos.

Y los niños siempre recordarán este relato navideño, si sus padres quieren leérselo, entre risas y risas, para que comprendan y saquen su conclusión o moraleja con este escrito tan inocente que forma parte de nuestra historia, entre pedazo y pedazo de tocino en la Nochebuena acompañado de unas hermosas nueces tan rancias como únicas.
QUE UN HAZ MÁGICO NOS ENVUELVA A TODOS EN ESTOS DÍAS.
¡¡¡FELICES FIESTAS!!!

Roberto Pac Sa
Escritor-Poeta


21 comentarios:

Veronika' s World dijo...

ROBERTO, TE ENVÍO MIS SALUDOS NAVIDEÑOS, QUE TODOS TUS DESEOS Y PROYECTOS SE REALICEN Y QUE EL 2006 LLEGUE COLMADO DE COSAS BUENAS.

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO 2006!!!!

DesdemonaRabbit dijo...

Felices Fiestas a ti, y gracias por este cuento. Me gustó mucho.

Hoy es el cumpleaños de mi hija., (Cumple 4)le regalé unos patines. Ahora salimos, iremos a la plaza y le enseñaré a patinar.

Te pensaré entre las risas, el olor a salitre, los pelos largos y negros en volteretas, y la nostalgia de mi Cristo Intimo.

Te deseo una Santa Navidad.

inmiky dijo...

Siempre son bienvenidos esos cuentecillos en esta época del año. Te deseo que pases una felíz navidad y que el año 2006 sea igual o mejor que el 2005. Un beso muy fuerte

Aynna Dannan dijo...

Hola Roberto
Gracias por la visita
Lindo blog...
Hermosos castillos...

Feliz Navidad para ti también.
Saludos

princesa maryita dijo...

Feliz Navidad Roberto, ojala puedas compartirla con la gente que amas y que el proximo año, podamos seguir leyendote como hasta ahora

La Libélula dijo...

Hola Roberto, yo también te deseo una hermosa Navidad y de verdad espero que sea bastante más pacífica que el revoltoso final de tu cuento. Jo Jo Jo Feliz Navidad!

Un abrazo

Yvette
La Libélula

PD: Ya formas parte de mi comunidad...

Freyja dijo...

gracias por tus saludos aqui y en esos otros espacios tan mios.
escribes lindo. te felicito tienes la veta del poeta que grita al mundo y envuelves en versos el amor
yo tengo sueños, mientras ensayo con la vida, que algun dia escriba ese libro
te dejo cariños y un abrazo grande y que sea una Navidad siempre vestida de magia, amor y paz
Feliz Navidad

besos y sueños

Lilian dijo...

Hola roberto gracias por visitar mi blog, te deseo una feliz navidad!!!

C@rpe Diem dijo...

Delicioso... Mil gracias y felices fiestas para tí también ;)
saludos!!

La Libélula dijo...

Bienvenido a mi espacio, ya estás entre mis blogs amigos, otro abrazo

Yvette
La Libélula

niza dijo...

muchas felicidades, que dios te guarde siempre y te mande muchas bendiciones....

abrazos

sigo leyendo....

:::lola::: dijo...

Nada mejor que disfrutar de unas deliciosas vacaciones, con una cena esqusita y una compañia placentera, que todo lo que deceas se te haga realidad mis mejores deceos...

melytta dijo...

Felices Fiestas!!!!
:-)

xiao mei dijo...

hola muchas gracias por tu visita en mi blog.

FELIZ NAVIDAD!!!!!!!!!!!
que todos tus deseos se hagan realidad y que la elegria este siempre en tu vida y la de tus seres queridos

un abrazo

dreambear dijo...

Hola!!!
Tu cuento me ha gustado mucho, debo felicitarte por la excelente redacción y construcción de la historia. Además tu blog me parece excelente y pretendo visitarlo frecuentemente. Felicitaciones!!!

varo dijo...

jejjeje!! Muy bieno, si señor!!

Un saludo!

El Psiconáufrago dijo...

Excelente, brillante... pero usted es un profesional, no hay forma de competir contra alguien con tanto oficio! Jajaja... bueno, de todas formas, mucha suerte en el concurso, humildemente trataremos de dar batalla. Un gran saludo

Mr Hyde

Pipero dijo...

Buen relato, muy costumbrista... sólo le echo en falta que la rondalla se metiera con la "parejita feliz" ;-)
Saludos y buen año!

Txiki dijo...

Me ha gustado mucho. Me has dejado imaginar ! un saludo!

Isthar dijo...

Me ha gustado tu cuento

Feliz año ;)

Navarra dijo...

Repasando los cuentos que más me han gustado...(es difícil quedarse sólo con tres), en esta 2ª ronda de lectura te dejo mi impresión:
De entrada la situación podría ser cualquier pueblo de la España profunda; sin embargo me quedaré con Sos del Rey donde veraneo desde chico. "Mu" profesional el relato ¡eh!