lunes, noviembre 28, 2005

HISTORIA DE UN POEMA

Recuerdo la primera vez que me regalaron un chubasquero de lona verde oscuro, tieso de grasa y largo como una levita dominical.
Entonces llovía y mucho, la retina aun tiene grabadas las imágenes de los tejados del pueblo, brillantes y desgastados por el paso del tiempo... las calles encharcadas entre el barro y surcos por el paso de carretas tiradas de cansinas caballerías.

!Y yo tenia un chubasquero! para mi deleite y envidia de los demás, me encantaba pasar las horas sintiendo la lluvia caer sobre mí, con su sonido peculiar y monótono, a través de las calles solitarias y olvidadas del otoño mientras observaba las últimas flores del verano soportando en las ventanas desvencijadas la inclemencia del frio, deshojándose en una muerte letal y dejando su vista perdida en la cumbre de Guara, donde lentamente se dejaba entrever las canas blanquecinas entre torrentes de aguas oscuras, intentando lavar las rocas esculpidas a través de los siglos.

!Y yo tenía un chubasquero! me hacia sentir alguien importante entre los niños,.
...Con que poca cosa se podía contentar la inocencia.....
Pero siempre me pregunté porque mi chubasquero tenia una HERIDA A LA ALTURA DE MI CORAZON.
!Qué inocente era la INOCENCIA!

nota;
Relato basado en el chubasquero de un Miliciano, en la guerra civil.......

1 comentario:

Galatea dijo...

Hola!!

Vengo a devolverte la visita, tengo poquito tiempo, pero es un placer haberte seguido hasta aquí. Seguiré leyéndote.

besos