sábado, noviembre 19, 2005

UNA REFLEXION

A veces nos preguntamos, que juego mágico se origina cuando entramos en un ascensor abarrotado de personas, con la mirada perdida en un punto no concreto, y dando un paso pequeñito, delante o atras, según las circunstancias, para dejar hueco en un habitáculo tan pequeño cómo es la cabina de un ascensor.

Es una situación cotidiana como única, pués el papel de actores que desempeñamos, nos hace ser protagonistas en tan corto espacio de tiempo, sin apenas imaginarlo.

Toda esta operación se realiza sin cambiar palabra, ni contacto corporal, y a nadie se le ocurre decir !PERDONE UD. AQUI NO HA SITIO!

Esta reflexión es lo que nos define
nuestro comportamiento en esta sociedad.

Siempre que aceptemos las reglas, en un espacio tan reducido, sin lugar a dudas, dejara olvidadas, entre planta y planta, las trabas sociales de una convivencia llevadera, con el ultimo viajero de un tren apeado de la sociedad materialista.

Pero debemos tener precaución con las prisas y la indeferencia, a veces el ascensor vá demasiado rapido, y el papel de los recién llegados a la planta primera, le es mucho mas costoso
involucrarse en la escenificación de la ópera, en la antesala de un dia cualquiera.

"en el fondo, todo es una utopía, con la emigración, o no, quien sabe"

1 comentario:

Brisa dijo...

Genial metáfora, realmente invita a la reflexión, yo había escrito sobre ascensores.. pero en otros términos :)